La masacre de Kruguer: terror estilo King

La masacre de Kruguer: terror estilo King

La masacre de Kruguer es una novela breve que narra un hecho terrible sucedido en un pequeño pueblo del sur de la Argentina durante el transcurso de una fiesta tradicional. Cuando (casi) todos los habitantes aparecen asesinados, surgen dos preguntas imposibles de responder: ¿Cómo y por qué sucedió semejante tragedia?

Índice

Sobre el autor

Luciano Lamberti nació en la provincia de Córdoba, Argentina, en 1978. Es licenciado en Letras Modernas por la Universidad Nacional de Córdoba y reside en la ciudad de Buenos Aires, en donde da talleres de escritura creativa y colabora con notas para distintos medios.​

¿De qué se trata La masacre de Kruguer?

Kruguer es uno de esos pueblitos remotos y casi desconocidos de la Patagonia en donde nunca pasa nada. Con apenas 97 habitantes, la rutina parece imperturbable, y sólo la Fiesta de la Nieve, que se celebra todos los 27 de junio, le aporta algo de movimiento a ese apacible rincón sureño. Pero poco antes de la celebración algo horrible comienza a suceder bajo las sombras, y cuando la gente de los pueblos vecinos comienza a reaccionar, ya es demasiado tarde. Los caminos están bloqueados, la ayuda no puede llegar y cuando finalmente logran acercarse, se encuentran con un escenario tan pesadillesco que muchos se niegan a creer que sea real. Será el ex comisario Carlos Dut quien intentará encontrar una explicación lógica a todo esto a partir del hallazgo de una libreta que dejó una sobreviviente. En ella queda el rastro del comportamiento errático de la gente de Kruguer, que tiempo antes había empezado a comportarse de manera muy extraña.

¿Cómo está narrada?

En La masacre de Kruguer, Luciano Lamberti parece emular esas novelas de terror estilo americano, y más específicamente, esas de Stephen King, en las que el pueblo de apariencia perfecta entra en un estado de caos absoluto a partir de algo que nadie parecía percibir. ¿Y qué es más perfecto que un pequeño pueblito adorable en donde todos se conocen y no hay secretos? Lamberti nos pinta un lugar idílico que bajo la superficie es un infierno lleno de rumores, hastío y rencor. Nosotros, meros visitantes, asistiremos a la decadencia de Kruguer y veremos en vivo y en directo qué fue lo que realmente pasó.

La novela comienza con la inesperada caída de un meteorito y luego retoma la narración unos días antes del desastre cuando, aunque nadie lo sabía, los habitantes del pueblo estaban comenzando a enloquecer. Una mujer que pone raticida en la torta que está cocinando, un almacenero que atiende a los clientes con la oreja recién cortada y el suicidio del médico local son los primeros signos de que algo anda muy mal en Kruguer. Luego iremos tratando de desentrañar el misterio a partir de testimonios fragmentados, programas de la fiesta, documentos, libros, fotografías, entrevistas y teorías conspirativas que surgirán mucho después de la masacre acaecida en 1987. El lugar, declarado maldito y posteriormente abandonado, atrae a todo tipo de personas que buscan dar con una respuesta al misterio.

Más allá de averiguar el motivo que lleva a los vecinos a matarse entre sí, lo interesante de la novela de Lamberti es ver hasta qué punto y con qué rapidez la locura se extiende, y cómo muchos fueron capaces de sentir que algo terrible estaba por suceder pero no pudieron o quisieron hacer nada al respecto. Madres, padres, amigos, hermanos, todos sucumben al influjo maligno y allí donde antes había un paraíso terrenal habrá un círculo de silencio, culpa y preguntas sin respuesta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.