Un hogar solido de Elena Garro

Un hogar sólido de Elena Garro

En esta particular obra de teatro de un sólo acto, Un hogar sólido, Elena Garro nos muestra una realidad mexicana. Ciertamente, una mágica realidad mexicana.

Indice

  • Un hogar sólido, la cotidianidad de la muerte
  • El contexto socio-político

Un hogar sólido, la cotidianidad de la muerte

Como se puede sospechar, en esta obra también, Elena Garro nos arrastra hacia un submundo mágico y metafórico de la realidad.

Un hogar solido. Ediciones Universidad Veracruzana
Portada de la edición de 1958, Universidad Veracruzana

Una obra de teatro en un solo acto que fue publicada en la Antología de la Literatura Fantástica (segunda edición, 1967) llevada a cabo por Silvina Ocampo, Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges, donde evoca a un grupo de personas que conviven en la ultratumba. Allí elucubran conversaciones sobre sus últimos días de vida, sus atuendos en el féretro y el por qué de sus defunciones. Por supuesto, con todo el tinte poético y crítico que podemos encontrar en la obra de Elena.

Resulta particularmente bello y atrapante ver a estos personajes convivir de una forma tan cotidiana desde la muerte, despojados (y no del todo) de lo mundano, atravesados por recuerdos profundos y filosóficos, como también graciosos, como por ejemplo, al recordar cómo un gusano caminaba por una de sus narices o las fantasías sobre cómo reencarnarán.

El contexto socio-político

Si vamos a hablar de muerte, tenemos que tener en cuenta que esta obra fue escrita en el año 1957. Tiempos álgidos socialmente hablando para el mundo en general y para un México en pleno conflicto con su país vecino Guatemala tras haber roto lazos comerciales, originando el descontento, las protestas y numerosas muertes en ambos países.

“Mamá Jesusita. —¡Jesús, Virgen Purísima! ¡La trompeta del Juicio
Final! ¡Y yo en camisón! Perdóname, Dios mío, esta impudicia…
Lidia. —No, abuelita. Es el toque de queda. Hay un cuartel junto al panteón.”

Fragmento de Un hogar sólido

Como podemos observar, Un hogar sólido es, de alguna manera, un anhelo por recuperar la cotidianidad de lo conocido, del barrio, de las calles, la gente, sin dejar de lado los códigos imperantes del momento y con el genuino sarcasmo que caracteriza a la autora.

Otros libros recomendados para leer

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.